“Muro de silencio”: El sector de la construcción no aborda los abusos contra los trabajadores migrantes del Golfo

Contactos con 100 constructoras con operaciones en Emiratos Árabes Unidos y Qatar ponen de manifiesto una preocupante falta de transparencia y revelan que sólo algunas toman medidas adecuadas

Londres (5 de diciembre de 2016) – Muchas empresas de la construcción con operaciones en el Golfo no protegen a los trabajadores migrantes de sus abusivas condiciones de trabajo, lo que pone de manifiesto una preocupante falta de transparencia con respecto a las salvaguardias que aplican, ha manifestado el Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos.

El Centro de Información preguntó a 100 empresas de la construcción con operaciones en Qatar y Emiratos Árabes Unidos sobre las medidas que estaban tomando para poner fin a la explotación de los trabajadores migrantes. Sólo respondieron 22, lo que indica que la inacción es alarmante. El Centro de Información publica hoy el informe adjunto “Muro de silencio”, donde se analizan las respuestas de las empresas, junto con una base de datos en línea, en inglés y en árabe, que permite hacer búsquedas.

Para la encuesta se contactó con cinco empresas con sede en España que tienen proyectos en Qatar y en Emiratos Árabes Unidos, pero no respondió ninguna. Son: Acciona, Constructora San José, FCC, Ferrovial y OHL.

A pesar de la creciente presión pública, empresas que participan en la construcción de los estadios de la Copa Mundial no respondieron a estos contactos. Empresas como Al Balagh Trading & Contracting, Larsen & Toubro, HBK Contracting, J&P Avax SA, Joannou & Paraskevaides (Overseas), Midmac y Porr desaprovecharon la oportunidad de demostrar que respetan las Normas para la Protección de los Trabajadores del Comité Supremo de Gestión y Patrimonio de Qatar.

De las 100 empresas contactadas, sólo el 39% tienen compromisos públicos en materia de derechos humanos.

Algunas informan de importantes medidas en áreas como la contratación, la capacidad de hacerse oír de los trabajadores y la subcontratación, y ofrecen ejemplos que otras pueden seguir.

Laing O’ Rourke, Multiplex, Salini Impregilo, SNC-Lavalin y Vinciinformaron de una política de reembolso de las tasas cobradas a los trabajadores durante el proceso de contratación. Otras seis empresas manifestaron que iban a rescindir su relación comercial con las agencias de contratación que cobren tasas.

Interserve (Reino Unido) dijo que exigía a sus subcontratistas y proveedores demostrar previamente su competencia con arreglo a sus prácticas de protección de los empleados y que posteriormente se vigilaba el cumplimiento de los compromisos por medio de auditorías y entrevistas con los trabajadores.

Carillion, Laing O’Rourke y Salini Impregilo mencionaron una política global de libertad sindical y el ofrecimiento a los trabajadores de sus operaciones en el Golfo de medios alternativos de expresión y organización colectiva a través de comités de protección de los trabajadores.

Se ha dado gran difusión al terrible trato que reciben los trabajadores migrantes en la región, por lo que ninguna empresa tiene excusa para la inacción.

Annabel Short, directora adjunta del Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos, ha manifestado:

La desigualdad global se pone de manifiesto en la construcción de rascacielos y estadios multimillonarios por trabajadores migrantes que están atrapados a causa de las deudas y a los que veces no pagan por su trabajo. Como empleador del 7% de la fuerza de trabajo del mundo, es hora de que el sector de la construcción haga algo.

El anuncio de la Copa Mundial 2022 y la Expo 2020 de Dubái ha sacado a la luz la difícil situación de los trabajadores de la construcción de la región, pero las constructoras tardan demasiado en reaccionar. La adopción de medidas empresariales efectivas es esencial para poner fin a los terribles abusos que sufren esto trabajadores vulnerables y desesperados.

Las empresas deben incorporar la diligencia debida en materia de derechos humanos a sus operaciones e informar públicamente de sus avances. Hacen falta acciones urgentes para reducir los riesgos asociados al proceso de contratación, los contratos, los salarios, la salud y la seguridad, las condiciones de vida, la libertad de circulación y la subcontratación. Las empresas tienen que garantizar la participación significativa de los trabajadores y mecanismos efectivos de presentación de reclamaciones para reducir los abusos, y que reunirse con los actores del sector y la sociedad civil para dar una respuesta conjunta firme.

Mariam Bhacker, directora de proyectos del Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humano, ha señalado:

La variación regional de las respuestas de las empresas demuestra la necesidad urgente de reforzar la ventaja competitiva para que las constructoras hagan valer los derechos de los trabajadores migrantes. La legislación sobre transparencia obligatoria introducida en Reino Unido por medio de la Ley sobre la Esclavitud Moderna y el escrutinio independiente de los medios de comunicación y la sociedad civil han impulsado a algunas empresas a actuar, pero hay que hacer aún más. Los gobiernos, los clientes y los inversores deben recompensar a las empresas que apliquen un enfoque responsable y transparente a sus prácticas de contratación y empleo.

/FIN

 

Contacto con los medios de comunicación:

Joe Bardwell, bardwell@business-humanrights.org, +44 (20) 7636 7774, +44 7966 636 981